viernes, 25 de junio de 2010

Deconstruyendo a Jorge Giles

Jorge Giles, que en sus ratos libres como Director del Instituto Nacional de la Administración Pública se dedica –entre otras cosas- a escribir una columna de opinión para el periódico El Argentino, hoy nos ha regalado una joya digna del realismo mágico, titulada “Los gorilas siguen allí”, que aquí reproduzco con anotaciones de tan ilustre autor.

“La victoria diplomática argentina en defensa de nuestra soberanía en las Islas Malvinas hunde la bravuconada inglesa y deja en orsay nuevamente la burda acusación de que la Argentina está “aislada del mundo”, como pretenden Clarín y sus representantes políticos.”
Comenzamos con una noticia pum para arriba, y de paso le pegamos a Clarín, aunque llamar “victoria diplomática” la reiteración de un reclamo que se viene formulando desde más de cuarenta años es un poquito exagerado.

“Al mismo tiempo, Néstor Kirchner en su calidad de Secretario General de la UNASUR se reunió con todos los embajadores de la región acreditados en nuestro país, avanzando en la unidad continental.”
Y… algo del jefe hay que poner.

“Por unanimidad, el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una declaración que favorece el legítimo reclamo nacional.
“Es una pena que la composición plural de la delegación que acompañó al canciller Timerman, no tenga en el Congreso una versión igual de constructiva.”
Volvemos sobre la noticia inicial para allí asestar el primer golpe: el congreso no es constructivo.

“Por el contrario, la renovada “Unión Democrática” llamada “Grupo A”, que une a los restos del naufragio del menemismo y la Alianza, aprobó en Diputados la eliminación de la norma que permite el legítimo uso de partidas presupuestarias por parte del Jefe de Gabinete.”
Y si, tenemos que volver al pasado, encontrar algo que pueda emparentarse con Perón para tratar de legitimarnos, y de paso metemos por la ventana la falacia que sustenta el artículo: que el uso de partidas presupuestarias por parte del Jefe de Gabinete es legítimo. Que el art. 29 de la Constitución prohíba al Congreso otorgarle facultades extraordinarias al Ejecutivo bajo pena de traición a la patria y  que el art. 75, inc. 8 diga que es competencia exclusiva del Congreso fijar el presupuesto de gastos de la Administración Pública Nacional es intrascendente.

“Intentan cortarle las piernas al gobierno para impedir que disponga de partidas de emergencia para salud, educación, viviendas, empleos, caminos, etc.”
Ahora nos comparamos con Maradona y lloramos la carta sobre todo lo que no podremos hacer…y que no hicimos. Durante el año 2009 y lo que va del 2010 se reasignaron partidas principalmente para… el fútbol, y fueron las provincias y los municipios los que perdieron.

“El bloque oficialista propuso aprobar el proyecto que venía del Senado y que respeta la facultad del Ejecutivo de disponer partidas para gastos sociales hasta un tope de 5 % del Presupuesto.”
Antes tendría que haberle preguntado a Agustín Rossi por qué no puede consensuar un proyecto. ¿Sabrá Rossi qué significa consensuar?.

“La Constitución es clara en señalar que el gobierno, gobierna y el Congreso, controla.”
Ahora sí que estamos fritos porque si me preguntan donde la Constitución dice eso, porque no se que voy a responder. Que no me vayan a venir con Locke Montesquieu o la división de poderes ni con que lo primero que trata el título correspondiente al Gobierno Federal es sobre el Poder Legislativo. ¿Será que sancionar normas forma parte de la actividad de gobierno? Nooo, sólo cuando Cristina dicta un DNU.

“Pero los radicales, el Pro, el pejota disidente, los bloques de Carrió y Pino Solanas, es decir el “Grupo A”, buscan impedir el avance de las políticas transformadoras y progresistas de la Presidenta.
Cobos, Redrado y ahora este voto. ¡Qué coherencia para la maldad!”
Como me gusta abusar del reduccionismo. ¡soy un coherente para la maldad!

“Alguien nos contó una pesadilla sufrida en estos días de puro Mundial: los capos de la FIFA, desbordados por la eliminación y la mala actuación de los equipos europeos y enfurecidos por el avance de la Selección argentina dirigida por ese insolente llamado Maradona, emitían un bando dictatorial ordenando a nuestro equipo cumplir con las siguientes indicaciones:
1.- El capitán, Macherano o Lionel Messi, debían pedir permiso a los burócratas de la FIFA ubicados al costado del campo de juego en cada uno de los movimientos que pensaban ejecutar.
2.- Del medio campo hacia el campo rival ningún delantero argentino podía patear hacia el arco contrario sin que previamente consulte con los veedores internacionales.
3.- El arquero argentino debía hacer lo mismo al momento de ocurrir un ataque contrario. No podía atajar sin previa autorización.
4.- Estas limitantes no eran de igual aplicación para los equipos que jugaban contra Argentina. El fundamento era que no se podía permitir ni la velocidad ni la belleza en el juego de los argentinos, imposibles de igualar por los otros equipos.
En la pesadilla, Verón agarraba la pelota en el centro de la cancha y a punto de lanzarla para que pique Messi en diagonal y se dirija al gol en el arco contrario, Pelé y Blatter de la FIFA lo llamaban para darle indicaciones e interrogarlo severamente sobre lo que pensaba hacer.
Así se frenaron varias jugadas argentinas, Palermo y Tevez fueron expulsados por no cumplir con la regla impuesta, nuestro arquero era citado a declarar a un costado del campo y finalmente el equipo adversario nos llenaba la canasta de goles.
“Catástrofe argentina”, titulaban los diarios.
Esa pesadilla es exactamente lo que pretende hacer la oposición desde el Congreso.”
Parábolas simples para mentes simples. Más vale que recurra al fútbol antes que el lector se me embole y pase a leer el resultado de la quiniela, no vaya a ser que se acuerde la cantidad de veces que cambiamos las reglas del juego en la mitad del partido, si me pongo a enumerar no termino.

“No tienen un solo proyecto propositivo que vaya en dirección a promover y profundizar las políticas que favorezcan a los sectores populares.
Todo lo que votan tiene un solo hilo conductor: obstruir la marcha de la economía nacional, frenar los avances sociales, sabotear el interés nacional de trabajadores y empresarios. No saben hacer otra cosa.”
Parafraseando el cuento más breve de la literatura, aquel amigo remató:
‘Cuando desperté, los gorilas aún estaban allí’.”
La siempre rendidora demonización del otro no puede dejarse de lado, por supuesto acompañada de la correspondiente victimización.

 “Menos mal que la realidad, que es la única verdad, tiene poder de veto contra la injusticia.
Qué linda me quedó la metáfora de cierre, somos la verdad y luchamos contra la injusticia, Goebbels estaría contento conmigo.

8 comentarios:

  1. A cada critica, una propuesta.
    Ah, no. Me equivoqué.

    ResponderEliminar
  2. Increible lo que escriben estos ignorantes... Vos sabes que yo comence con el blog; justamente gracias a este diario... Cada vez q lo leía me subía la mostaza!

    Como le mienten a la gente! Lo mas triste que quien no tiene una formación jurídica se morfa estas pavadas en sanchigue...

    Yo me pregunto: Habrán leído la Constitución alguna vez, estos "periodistas"?

    Creo que sí... Solo que su trabajo es mentir! Y dar vuelta la realidad; para dejar mejor parados a sus empleadores...

    No sé! Solo se que de seguir así... Debemos prepararnos para todo tipo de agravios federales.

    sldos!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, respondiendo a su pedido, dos propuestas: 1) dejen de mentirnos y 2) gobiernen respetando la Constitución.

    CGL: Creo que ya voy por la fase 3 de lectura de El Argentino, la primera fue la indignación, la segunda, no leerlo y ahora me divierto. Lo que me causa pánico es que alguien se pueda creer eso y que el autor d esa columna está a cargo de la formación de los empleados de la Administración Pública Nacional.

    ResponderEliminar
  4. yo también me indigno cuando leo la contratapa de El Argentino, pero porque no puedo creer que de este lado del mundo no tengamos ningún periodista con la calidad de este Giles.
    Hay muchos periodistas que se oponen a los K, pero son burdos, mediocres, no aportan nada para la discusión.
    En cambio este Giles siempre mecha algo de la historia, poemas y lo peor es que te deja pensando. Seas k u opositor, tiene un estilo muy bueno y por eso me indigna.

    Faustina

    ResponderEliminar
  5. Gracias por pasar y opinar Faustina. Desafortunadamente no opino igual que tú acerca de Jorge Giles. Creo que para aportar a la discusión hay que estar dispuesto a escuchar los argumentos de la contraparte, y eso resulta difícil cuando se abona a una postura bipolar. Tampoco se puede aportar a la discusión si se parte de premisas falsas o erróneas como las señaladas arriba.
    Respeto tu elección sin perjuicio de señalarte las razones por las cuales no es la mía.
    Saludos,
    Fabeluke

    ResponderEliminar
  6. Yo no creo que Giles sea bipolar es terriblemente oficialista y lo demuestra en cada párrafo.
    Digo que aporta a la discusión porque cuando hace citas históricas te deja pensando y eso no lo veo de este lado. Suelo leer La Nación y la verdad que ni Morales Solá ni Grondona me dicen nada nuevo, por eso me indigna que este tipo si lo haga y que esté en la vereda de enfrente.
    Saludos

    Faustina

    ResponderEliminar
  7. Faustina, coincido contigo con que Giles es terriblemente oficialista, pero considero que también es bipolar, no en el sentido médico de la palabra sino en el sentido que abona una postura de blancos y negros, de buenos y malos sin medias tintas, para él o estás a favor o en contra y la realidad es mucho más compleja que eso.
    Respecto a la pobreza de las columnas de opinión, no puedo estar más de acuerdo, y hablo de todos los medios gráficos. Antes la prensa escrita informaba de los sucesos y el columnista era como un analista de la noticia, ahora en donde ya se opina desde la noticia misma su rol ha quedado muy desdibujado.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Vamos, haga catarsis que es gratis...por ahora.